Un vistazo más de cerca a la educación basada en resultados

  • 4 Min para leer

En 1993, Research Roundup publicó una serie de publicaciones que describía la educación basada en resultados (OBE) como “un polémico modelo de reestructuración educacional”, en el cual aprender se define como la clara evidencia de que un estudiante sabe y puede demostrar.

Casi 25 años después, el concepto de armar un plan de estudios, su contenido y las actividades de aprendizaje enfocándose en resultados demostrables y específicos sigue generando polémica.

Para complicar las cosas, los términos “competencias” y “aprendizaje basado en competencias”, “dominio” y “aprendizaje basado en el dominio de contenidos” suelen usarse en las mismas frases para describir distintos aspectos de la misma idea.

Si vamos a detallar realmente las diferencias de estos términos y modelos, tenemos que empezar por las similitudes, ya que todos se enfocan en lo que un estudiante debe saber y hacer.

¿Qué es la educación basada en resultados (OBE)?

Antes que nada, la OBE es una estructura de organización. Es una manera de estructurar el contenido en torno a actividades que lleven al desarrollo de una aptitud demostrable en relación con cierta habilidad, conocimiento o comportamiento. Como modelo de aprendizaje, la OBE no es prescriptiva. En cambio, ofrece una serie de principios que vale la pena examinar en más detalle.

Foco en el estudiante

Como modelo de aprendizaje, la educación basada en resultados se pregunta: ¿qué necesita hacer un alumno para demostrar el dominio de cierta habilidad, conocimiento o comportamiento? Este enfoque le da prioridad a las necesidades del estudiante durante el proceso de diseño del curso.

Claridad

Dado que en la educación basada en resultados los objetivos de aprendizaje están muy claros desde el principio, los estudiantes saben exactamente lo que se espera de ellos y pueden enfocarse en lo que es importante y adaptar sus preguntas.

Flexibilidad

Los modelos de educación basada en resultados deben ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a las fortalezas y a los puntos débiles de los alumnos. La flexibilidad también es importante para darles a los estudiantes el tiempo suficiente para alcanzar la fluidez o el dominio.

¿Cómo se compara la educación basada en resultados con otros modelos?

Cuando comparamos el modelo basado en resultados con los modelos de aprendizaje basados en competencias o en el dominio de contenidos, se aplican los mismos principios.

Similitudes entre la educación basada en resultados y el aprendizaje basado en el dominio de contenidos:

Existen criterios claros y definidos de lo que es el dominio de los contenidos
Las clases están pensadas en detalle y se adaptan a las necesidades del alumno
Los estudiantes reciben ayuda cuando encuentran dificultades
Los estudiantes tienen el tiempo adecuado para alcanzar el dominio de los contenidos

Similitudes entre la educación basada en resultados y el aprendizaje basado en competencias:

Existen criterios claros y definidos para medir la fluidez y el dominio
Se adaptan a las necesidades de los alumnos
Los alumnos reciben apoyo cuando y donde más lo necesitan
Los estudiantes tienen el tiempo suficiente para alcanzar el dominio de los contenidos

¿En qué se diferencian la educación basada en resultados y el aprendizaje basado en el dominio de contenidos?

Mientras que las similitudes entre los modelos de aprendizaje basados en resultados, en competencias y en el dominio de contenidos son evidentes, las diferencias son un poco más sutiles.

El aprendizaje basado en competencias suele ser un modelo de ritmo personalizado que está orientado a los resultados, pero en el cual hay objetivos de aprendizaje a menudo relacionados con necesidades laborales. Los tres modelos de aprendizaje se enfocan principalmente en los pasos y métodos para desarrollar las aptitudes esperadas. La principal diferencia es que la educación basada en resultados tiene un componente adicional:

Por qué es importante dominar cierta habilidad, conocimiento o comportamiento.

Aunque esta diferencia es sutil, también es importante. El objetivo del aprendizaje basado en el dominio de contenidos es ayudar a los estudiantes a aprender, aunque esto se aplica directamente al contenido. La educación basada en resultados incorpora los principios del aprendizaje basado en el dominio de contenidos, pero va mucho más allá del contenido. Se enfoca en lo que están aprendiendo los estudiantes y por qué lo están haciendo.

Al final, se podría argumentar que estos términos comparten una característica importante: siempre tienen el objetivo final en mente.

¿Cuáles son los desafíos de un modelo educativo basado en resultados?

Ningún análisis detallado estaría completo sin hablar de los desafíos asociados con estos modelos.

Tiempo y energía

Se necesita dedicar tiempo y energía a cualquier programa, curso o proyecto basado en resultados, competencias o dominio de contenidos para lograr lo siguiente:

Generar contenido significativo
Elaborar métricas de éxito confiables
Ayudar a los estudiantes con feedback e interacciones sustanciales y regulares

Reestructurar los roles educativos

Tal vez hayas notado que cada uno de estos modelos está armado en función de su objetivo. Sin duda, se necesita a un experto en la materia para proveer contenido adecuado para las clases. Sin embargo, este experto tal vez no sea el mejor para evaluar el dominio de los contenidos. En ese caso, una institución podría considerar contratar docentes o especialistas para evaluar los componentes de las lecciones. Pasar a una forma de evaluación más objetiva podría ser polémico, pero podría resultar útil para determinar los medios de evaluación que deberían adoptarse. (Es probable que sean más de una o dos).

Ruptura

Este cambio en las maneras de instruir, evaluar y ayudar a los alumnos podría generar una ruptura en las formas tradicionales. Pero si se maneja bien, puede lograr resultados notables para los estudiantes y las instituciones. Esta clase de cambio necesita tiempo y planificación para llevar a cabo la gestión del cambio y para asegurarse de que la organización pueda encarar el desafío.

Como dice el dicho: Roma no se construyó en un día. De hecho, tomó aproximadamente 1.009.491 días. Sin mencionar que la ciudad fue destruida y reconstruida muchas veces. Así que no te preocupes ni te impacientes si tus planes de transición toman más tiempo de lo que esperabas.

Si quieres aprender más acerca de la educación basada en resultados, puedes asistir a nuestro panel “Measuring Learning Outcomes: Benefit or Burden”, en el próximo evento de EDUCAUSE 2016. En este panel, tres instituciones de educación superior cuentan cómo miden y evalúan los resultados de aprendizaje de diferentes maneras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment Submitted

Thank you for your comment