IE Not suppported

Sorry, but Internet Explorer is no longer supported.

For the best D2L.com experience, it's important to use a modern browser.

To view the D2L.com website, please download another browser such as Google Chrome or Mozilla Firefox.

El nuevo modelo híbrido en la educación

  • 4 Min para leer

Tras la vuelta al cole y un septiembre atípico como pocos, poco a poco las familias intentan informarse y coger nuevo rumbo en un año escolar que será muy distinto a los anteriores. La Covid-19 no ha creado el modelo híbrido de educación, pero es evidente que sí lo ha traído hasta la actualidad y, además, lo ha hecho a toda velocidad.

El modelo educativo híbrido se configura como una alternativa a los típicos métodos de enseñanza, mediante un sistema a medio camino entre la clase tradicional y la educación on-line. Así, el modelo híbrido desplaza en buena parte al estudio y el aprendizaje fuera de las aulas como lo teníamos entendido hasta la fecha. En estos últimos meses del año, ya podemos afirmar que la educación presencial no ha desaparecido, pero sí que ha cambiado su ritmo, a la par que la educación a distancia toma un nuevo impulso en 2020.

Cómo ha afectado el coronavirus a los modelos educativos híbridos

En España, a lo largo de los meses de mayor impacto del coronavirus la enseñanza en las aulas ha mutado, progresivamente, en una educación no presencial de emergencia. Se ha comprobado que, gran parte del sector educativo no estaba, pues, preparado para acoger la enseñanza en línea, tanto por la falta de competencia digital de muchos docentes como por el cambio abrupto que ha supuesto la pandemia.

Pero ¿existe un único modelo educativo híbrido?, ¿se han planteado distintas formas de este nuevo tipo de enseñanza? A continuación, vamos a analizar en detalle los modelos híbridos y los procesos que se están instaurando frente a posibles nuevos brotes.

Modelos híbridos semipresenciales de educación

Los modelos híbridos de educación permitían realizar actividades on-line dentro y fuera de las clases. Paulatinamente, las nuevas competencias on-line y la integración de alumnos nativos digitales ha permitido desplazar muchas de las actividades fuera de los centros educativos. De este modo, se configuran cuatro grandes bloques de educación semipresencial:

#1 Modelo híbrido semipresencial en clase invertida

La clase invertida es, cada vez, más habitual en universidades y centros de educación superior y complementaria. Se basa en que el alumno estudie, previamente, los temas que se tratarán en la clase presencial. De este modo, se aprovecha el ámbito digital para la obtención de conocimientos y, en las clases presenciales, el profesor valora el seguimiento y plantea sesiones más participativas, mejorando la autonomía y la flexibilidad del alumno.

Como principal contrapartida, este modelo educativo resulta muy complicado de trasladar a la educación primaria o secundaria, puesto que requiere de habilidades lectivas concretas (por ejemplo, capacidad de análisis o estudio por cuenta propia) que los estudiantes deberán ir asumiendo a lo largo de sus años.

#2 Modelo de rotación por estaciones

En este modelo, las clases se dividen en varios grupos, que suelen conocerse como estaciones de trabajo. En su versión más simple adaptada al periodo actual, podríamos entender dos estaciones: alumnos que asisten a clase de forma presencial y alumnos que asisten a clase en formato on-line. De este modo, el aforo en las aulas podría mantenerse al 50 % siempre que resultase necesario.

#3 Modelo del laboratorio de rotación

En los modelos de laboratorio de rotación, los grupos de alumnos se dividen en aquellos que realizan primero la parte teórica y aquellos que acogen la parte práctica. Para comprender mejor este modelo híbrido de educación, podemos imaginarnos una clase de química o de educación física. En esta clase, es tan importante conocer la teoría como llevar a cabo el experimento o la práctica del ejercicio., ¿no te parece? Además, progresivamente, el grupo que empieza por la parte teórica puede empezar por la práctica y viceversa, mejorando también sus competencias frente a distintos tipos de aprendizaje.

#4 Modelo híbrido educativo de rotación individual

Por último, contamos con un modelo educativo individual en el que el alumno no tiene la necesidad de pasar por el centro de estudios o solo debe hacerlo para algunas áreas concretas, pudiendo personalizar sus horarios y su asistencia dentro del grupo. De nuevo, esta opción es fantástica en estudios superiores, pero puede resultar difícil en estudios primarios o secundarios, que encajan mejor con los modelos de rotación grupal.  

Ventajas del modelo híbrido de educación

Podemos dividir las ventajas del modelo según las principales fortalezas para alumnos/as y educadores/as.

En el caso de los estudiantes:

  • Los alumnos no se limitan a presenciar la exposición de conceptos, sino que, gracias a la educación híbrida, acogen un rol más activo, con contenidos sugeridos por el profesor y exposiciones donde enfrentar y afrontar los temarios
  • Potencia las capacidades autónomas del estudiante: estudiar por sí mismo, analizar conceptos, buscar fuentes relacionadas…
  • Se rompen las barreras de espacio y tiempo, lo que hace más accesible la educación para millones de personas en el mundo

Por su parte, el profesorado y el centro de estudios:

  • Pueden reducir costes asociados a las clases, tanto de infraestructura como para el alumno, pudiendo limitar la necesidad de espacios físicos, limpieza, mantenimiento y un largo etcétera; en épocas como la etapa post-covid que estamos viviendo se cuenta, además, con un extra en seguridad sanitaria
  • Los educadores ganan tiempo y pueden aprovecharlo mejor para la preparación de las clases, puesto que se reducen los tiempos de transporte, el número de clases o se elimina, parcialmente, la dependencia de un espacio físico

La educación híbrida es una gran opción en el momento actual, así como una respuesta necesaria ante un grave problema social y sanitario; sin embargo, eso no hace que no resulte una alternativa cada vez más atractiva como sustituto o complemento de los modelos tradicionales de educación, en especial, a partir de la situación de la Covid-19 y los cambios que se están generando en la educación superior. 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment Submitted

Thank you for your comment