IE Not suppported

Sorry, but Internet Explorer is no longer supported.

For the best D2L.com experience, it's important to use a modern browser.

To view the D2L.com website, please download another browser such as Google Chrome or Mozilla Firefox.

5 nuevas soft skills de la era post-covid

  • 3 Min para leer

Las soft skills, conocidas en español como habilidades blandas, están revolucionando el entorno laboral en la era post-covid. Tras la primera gran ola de coronavirus, el mercado ha identificado la necesidad de integrar competencias muy distintas en la empresa. Por ello, aunque las habilidades técnicas y la experiencia laboral todavía priman en muchos de los procesos de selección, cada vez es más común buscar perfiles que integren las llamadas soft skills.

La etapa post-covid necesita profesionales más ágiles, flexibles, con mayor resiliencia y capaces de adaptarse mejor a un contexto laboral y económico más volátil. Un escenario donde soft skills como la comunicación digital y el trabajo en remoto están acogiendo gran prevalencia en la empresa. Todo lo anterior, se traduce en que la educación on-line y los programas académicos híbridos como los nuestros están revolucionando el mercado: es el momento del aula híbrida.

¿Por qué las soft skills han crecido tan rápido?

En realidad, las soft skills no han aparecido abruptamente, ni han crecido a toda velocidad, sino que han acogido una relevancia paulatina en el entorno laboral; no obstante, el coronavirus ha acelerado mucho su implementación en el núcleo empresarial. Estas capacidades, en las que podemos formarnos y mejorar, pueden definirse como “habilidades de comportamiento” y suelen englobar efectos positivos en las relaciones interpersonales, situacionales y emocionales y han demostrado ser muy útiles en la empresa.

Principales puntos clave de una soft skill

Si estás valorando ampliar tus capacidades profesionales, los expertos en RRHH destacan los puntos siguientes para explicar cuál es la clave de la rápida aparición de las soft skills:

  • Favorecen la movilidad y la flexibilidad de los equipos dentro de la empresa, así como los procesos de trabajo colaborativos
  • A mayor resiliencia de los empleados e inteligencia emocional, más sencillo resulta a los trabajadores gestionar el estrés y encontrar la satisfacción personal y profesional
  • Ayudan a la empresa y al equipo humano a enfrentarse a la complejidad y la imprevisibilidad del mundo que les rodea

¿Cuáles son las principales soft skills?

Hasta 2020, se estimaba que, en menos de una década, la demanda de habilidades tecnológicas aumentaría hasta un 55 %, pero también lo harían las habilidades sociales, de liderazgo, gestión de equipos y aquellas altamente cognitivas (creatividad, procesamiento de información compleja) en un 24 y un 8%, respectivamente. Estos datos, sin embargo, debemos leerlos y relacionarlos con los rápidos cambios en un mercado más incierto y cambiante que hace un par de años.

La transformación de la enseñanza y la inversión en equipos y modelos educativos que comprenden esta transición social, laboral y educativa es fundamental para construir y reconducir los perfiles laborales. En D2L, consideramos que el aprendizaje y la integración de las principales habilidades blandas en el espacio académico y empresarial serán procesos esenciales y, por ello, creamos contenido educativo específico para seguir creciendo juntos.

A continuación, tienes algunos ejemplos de las principales soft skills en las que nuestros programas ponen foco:

#1. Inteligencia emocional, el núcleo de las soft skills

Algunas grandes empresas habían empezado a invertir en programas de inteligencia emocional poco antes de la llegada de la Covid-19. Por regla general, las plantillas más flexibles y resilientes han superado este reto pandémico con mejor nota que el resto.

¿Cuál es la razón? La inteligencia emocional es la capacidad de entender y gestionar las propias emociones y tiene una relación directa con nuestra resiliencia, manejo del estrés o trabajo mediante valores. Si queremos la versión resumida, podemos decir que la inteligencia emocional nos hace ser personas más conscientes de lo que sentimos y necesitamos y, por ende, mejores profesionales.

#2. Colaboración a distancia o trabajo en remoto

Si la inteligencia emocional es clave para entender las soft skills, el trabajo en remoto es fundamental para comprender el nuevo paradigma laboral. Hoy, las organizaciones están conectadas, los equipos trabajan en ambientes multiculturales y, a menudo, a cientos o miles de kilómetros de distancia entre sus miembros. Aprender a cooperar y a trabajar en remoto también es sinónimo de digitalización, idiomas, empatía y asertividad en el equipo.

#3. Habilidades comunicativas

Desde el dominio de procesos lingüísticos hasta la escucha activa, el lenguaje verbal y no verbal, la lectura, la escritura, la empatía y la asertividad… Hay un gran número de habilidades comunicativas que nos permiten dialogar en busca de una mayor eficiencia laboral. Con toda probabilidad, la empatía es una de las habilidades más valoradas, permitiendo al profesional entender y conectar con las necesidades del resto y ponerse en el lugar de la otra persona.

#4. Agilidad y adaptabilidad

Como soft skill, la adaptabilidad de un profesional incide directamente en su relación con el resto del equipo, el desempeño de sus funciones y el ambiente de trabajo. Una persona muy rígida habrá tenido serios problemas para poder adaptarse a una rutina laboral durante la Covid-19, mientras que un profesional más adaptativo tendrá una mayor tolerancia a la incertidumbre, estará abierto a nuevas ideas y será capaz de cambiar de dirección y reciclarse continuamente.

#5. Trabajo en equipo

Si existe una buena comunicación entre los miembros del equipo y se aprovechan las aptitudes de cada profesional, conseguimos ahorrar tiempo y mejorar el resultado final. Como soft skill, el trabajo en equipo hoy representa nuevos retos también, como colaborar en espacios digitales.

Otras soft skills en la era postcovid

Inteligencia emocional, trabajo en remoto, habilidades comunicativas, adaptabilidad y trabajo en equipo son cinco de las principales “habilidades blandas” que las empresas demandarán más y más en los próximos tiempos.

La lista de soft skills, por supuesto, es muchísimo más larga y, a menudo, dependerá del sector o las necesidades concretas de cada empresa. D2L, como partner especializado en la educación híbrida y on-line puede ayudarte a conseguir equipos con mayor capacidad para mejorar en campos como los siguientes:

  • Resolución de conflictos, para entender e intervenir de forma pacífica en un enfrentamiento entre compañeros o con un cliente
  • Liderazgo sano, que permita guiar sin imponer
  • Ética de trabajo, que recoge voluntad de sumar, lealtad o motivación, entre otras
  • Gestión del tiempo: disminuir la procrastinación, trabajar con objetivos y de un modo eficiente
  • Creatividad, para identificar nuevas oportunidades o generar alternativas
  • Sensibilidad frente conceptos como la economía circular o la sostenibilidad
  • Capacidad de aprendizaje constante y reciclaje de competencias

 

Share this: